bonus estar de alta hasta fin de año
Practice areas:
12.03.2021

El Supremo avala la cláusula que condiciona el «bonus» a estar de alta en la empresa hasta final de año

Sentencia núm. 934/2020 del Tribunal Supremo de 22 de octubre de 2020

Como antecedente a la reciente sentencia del Tribunal Supremo encontramos otra del alto tribunal de fecha de 2 de diciembre de 2015. En aquella se declaró nula la cláusula que condicionaba el cobro del salario variable, que ya se había devengado en el año natural anterior, a estar en situación de alta en la empresa en la fecha de su abono (mes de abril del año siguiente).

Consideró el tribunal que la cláusula era ilegal porque el salario -ya devengado por el trabajador- debe ser abonado en el lugar y la fecha convenidos pero su cobro no puede condicionarse a una circunstancia o situación que acontezca después de su devengo. Por lo tanto, no puede condicionarse el complemento a la permanencia del trabajador en la empresa en el momento del pago.

Sostuvo la sentencia que esa era una condición abusiva porque dejaba el cumplimiento de la obligación en manos de una sola de las partes que supone contravenir el 1.256 del Código Civil y supone un enriquecimiento injusto para la empresa, que había percibido el trabajo convenido pero se eximía de pagar el complemento pactado.

Ahora bien, el pasado 22 de octubre de 2020, el alto tribunal ha complementado esta doctrina, resolviendo un supuesto casi idéntico en el que una cláusula condicionaba el cobro del salario variable, que se devengaba en base a unos objetivos alcanzados y a estar en situación de alta en la empresa hasta el 31 de diciembre de cada año, siendo esta la fecha real de su devengo.

El Tribunal Supremo considera que el artículo 1.256 del Código Civil, esto es, que “la validez y el cumplimiento de los contratos no pueden dejarse al arbitrio de uno de los contratantes”, supone que ni deudor ni acreedor puedan desligarse o alterar unilateralmente la obligación y/o el contrato y, consecuentemente, no puede quedar su validez y cumplimiento a la voluntad potestativa de las partes. Así, en el supuesto enjuiciado no es de aplicación la doctrina de la STS de 2 de diciembre de 2015, pues como establece el artículo 1.281 del mismo texto legal, “si los términos de un contrato son claros y no dejan duda sobre la intención de los contratantes, se estará al sentido literal de sus cláusulas”. Considerando, pues, el tenor literal del contrato, el trabajador debe continuar en la empresa hasta el final del periodo temporal de devengo del complemento porque se calcula sobre la base de los objetivos alcanzados en fecha de 31 de diciembre.

Por todo ello, sostiene que la cláusula no deja al arbitrio del empleador su validez y cumplimiento, pues existen dos requisitos para su devengo, cumplir con los objetivos fijados y  permanecer en la empresa el 31 de diciembre.

Además, establece que el principio general del derecho que prohíbe el enriquecimiento injusto no será de aplicación cuando el desplazamiento patrimonial tiene su justificación en un contrato que lo fundamenta. Pues bien, no es ilegal pactar una retribución variable condicionando su cobro a la permanencia del trabajador, quien deberá continuar en la empresa hasta el último día del periodo establecido para su devengo.

Por último, puesto que algunos Tribunales Superiores de Justicia sostenían que dicha cláusula seria contraria al artículo 4.2. f) del Estatuto de los Trabajadores, que garantiza al trabajador el derecho a percibir la retribución pactada durante la prestación de servicios. La aplicación de dicho precepto por parte de esos tribunales comportaba que el salario variable, en tanto que salario, al fin y al cabo, puede ser objeto de un devengo parcial, aplicando la proporcionalidad de la fecha de finalización del contrato con respecto a la fecha de devengo. Sin embargo, entiende el Tribunal Supremo que no podrá reclamarse un complemento salarial cuando se haya incumplido uno de los requisitos exigidos para su devengo.

Por todo ello, el Tribunal Supremo resuelve como lícita una cláusula que condiciona el cobro de un complemento salarial a estar en situación de alta en la empresa a 31 de diciembre, considerando que es uno de los requisitos para su devengo, contrariamente al criterio que había adoptado en diciembre de 2015, donde sostenía que existía una confusión entre devengo y abono, y si el complemento estaba devengado en el año natural, no se podía condicionar su abono a estar en situación de alta en la empresa en la fecha de su pago.

 

Más información: Jordi Bou, abogado del área Laboral de Toda & Nel-lo.