apartamentos turisticos barcelona PEUAT TSJC
Àrees de pràctica:
04.10.2019

El sector de viviendas de uso turístico, a punto de un vuelco

En julio de 2019 el TSJC declaró la nulidad del PEUAT. Ante este escenario judicial, la pregunta inmediata fue: ¿existe la posibilidad que la nulidad reconocida en julio de 2019 pueda beneficiar a “terceros”? Y, si la respuesta es afirmativa, ¿cómo y cuándo podría llegar a lograrse esa extensión de efectos favorables?

El pasado mes de julio, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña dictó diversas sentencias declarando la nulidad del PEUAT (el Plan Especial de Alojamientos Turísticos de la ciudad de Barcelona).

Como se recordará, la aprobación del PEUAT comportó la imposición de grandes limitaciones y restricciones a la implantación o ampliación de apartamentos turísticos, hoteles, albergues y residencias, hasta el punto de hacer inviable con carácter general las nuevas implantaciones o ampliaciones.

Por ello, las sentencias dictadas ahora, si bien no son todavía firmes y definitivas -o mejor dicho, a pesar de no serlo todavía-, abren nuevos escenarios.

En efecto, tras conocer estas sentencias la pregunta que inmediatamente nos hicimos el equipo de Administrativo de Toda & Nel-lo fue: ¿Es posible que la nulidad declarada en las sentencias pueda llegar a “extender” sus efectos a situaciones de terceros operadores que no hayan sido parte en los procesos, posibilitando nuevas aperturas o ampliaciones? Y si la respuesta a esta pregunta fuese afirmativa, ¿cómo y cuándo podría llegar a lograrse esa extensión de efectos favorables?

El art. 72 de la Ley de la Jurisdicción Contencioso-Administrativa nos da algunas de las claves para responder a estas preguntas. Así, en su apartado 2 dispone:

“La anulación de una disposición o acto producirá efectos para todas las personas afectadas. Las sentencias firmes que anulen una disposición general tendrán efectos generales desde el día en que sea publicado su fallo y preceptos anulados en el mismo periódico oficial en que lo hubiera sido la disposición anulada. También se publicarán las sentencias firmes que anulen un acto administrativo que afecte a una pluralidad indeterminada de personas”

 

No hay que olvidar que, según constante jurisprudencia, un plan urbanístico (como el PEUAT) es a todos los efectos una “disposición general”, por lo que les resulta de plena aplicación esta previsión.

De momento, no cabe duda de que el Ayuntamiento de Barcelona recurrirá en casación las sentencias anulatorias del PEUAT, en aras a evitar la firmeza de las mismas e intentar obtener su revocación.

Por tanto, también las resoluciones del Tribunal Supremo (sobre la admisibilidad a trámite del recurso y, en su caso, sobre el fondo) tendrán sin duda una gran trascendencia en el desenlace de la cuestión.

Finalmente, cabe destacar que el impacto podría ser mayor si se sumase también la firmeza de otra importante sentencia del mismo Tribunal Superior de Justicia de Cataluña: la que anula el llamado “PEHUT” (el antecedente urbanístico del PEUAT para los apartamentos turísticos de Barcelona), lo que podría dejar a Barcelona sin planes especiales limitativos de esta modalidad de alojamiento, sin perjuicio de la “reviviscencia” del antiguo Plan de Usos  en el caso del Distrito de Ciutat Vella.

En definitiva, parece claro que vivimos tiempos convulsos y de oportunidades en un sector, el de los alojamientos turísticos, que ha visto como los últimos planes urbanísticos lo sujetaban a fuertes restricciones.

 

 

 

  Javier García, socio director de Administrativo de Toda & Nel-lo.