18.03.2019

La ATC inicia una campaña para comprobar la tributación de los avales personales en los contratos de arrendamiento

Recomendamos a los arrendadores que hayan suscrito contratos de arrendamiento en los últimos años que los revisen y que, si identifican que incluyeron en estos cláusulas de avales personales constituidos a su favor y no declararon el Impuesto, regularicen su situación tributaria a la mayor brevedad posible, en aras a evitar que una eventual comprobación de la ATC pueda concluir al margen de con la oportuna liquidación, con la instrucción de un procedimiento sancionador.

La Agència Tributària de Catalunya (ATC) ha iniciado una campaña de comprobación para verificar que, en relación a contratos de arrendamiento suscritos entre particulares y garantizados mediante aval personal, se haya declarado e ingresado, oportunamente, el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Acto Jurídicos Documentados (ITPyAJD), en su modalidad de Transmisión Patrimonial Onerosa (TPO).

En este sentido, resulta pertinente recordar que los señalados contratos recogen dos actos que se equiparan a transmisiones patrimoniales que se estiman sujetas al indicado Impuesto de forma independiente:

a. La constitución del arrendamiento -por la que debe tributar el arrendatario-; y,

b. La constitución del aval personal -por la que debe tributar el arrendador al ser el beneficiario de la garantía-.

En la práctica, la mayoría de los arrendatarios conocen su obligación de declarar el Impuesto mientras que, con nuestra experiencia, hemos constatado que no todos los acreedores afianzados son conscientes que deben tributar por la garantía constituida a su favor.

Por ello, mediante el presente artículo recomendamos a los arrendadores que hayan suscrito contratos de arrendamiento en los últimos años que los revisen y que, si identifican que incluyeron en estos cláusulas de avales personales constituidos a su favor y no declararon el Impuesto, regularicen su situación tributaria a la mayor brevedad posible, en aras a evitar que una eventual comprobación de la ATC pueda concluir al margen de con la oportuna liquidación, con la instrucción de un procedimiento sancionador.