08/11/2018

El pasado lunes 5 de noviembre era el día fijado para que el Tribunal Supremo (TS) resolviera la gran incógnita que mantenía en vilo al país entero, ¿quién debe pagar el IAJD de los préstamos hipotecarios, los bancos o los prestatarios?

Pues bien, a última hora de la tarde del 6 de noviembre, la Sala Tercera del Alto Tribunal publicó una nota informativa en la web del Consejo General del Poder Judicial en la que avanzó su decisión y manifestó que, tras dos días de largas deliberaciones, el Pleno de la Sala había acordado, por una estrecha mayoría -15 votos a favor y 13 en contra-, dictar sentencias restableciendo el criterio anterior según el cual el sujeto pasivo del IAJD en los préstamos hipotecarios es el prestatario y no la entidad prestamista.

Así pues, y aunque jurídicamente resulta difícil de comprender que el TS haya podido volver a modificar su criterio -pues la Sentencia de fecha 16/10/2018 comportaba la anulación de un artículo reglamentario-, está claro que la decisión es firme -al menos, por ahora-.

A pesar de que para hacer una valoración fundada de la Sentencia debemos esperar a que se haga público su contenido, Ignacio Goytisolo, socio responsable del departamento de Derecho Tributario de Toda & Nel-lo, ha realizado toda una serie de consideraciones acerca de la reversión del cambio de criterio en un interesante artículo de opinión publicado con fecha 8 de noviembre en el diario “El Economista” (al que puede accededer haciendo clic en el enlace al final de este texto):

En otro orden de cosas, interesa destacar que las reacciones a la comentada Sentencia no se han hecho esperar, y no son pocos los personajes públicos, especialmente políticos, los que han manifestado el expreso rechazo al último cambio de criterio del Alto Tribunal. Entre las declaraciones más comentadas se encuentra la de Pedro Sánchez, Presidente del Gobierno español, que manifestó durante el día siguiente que “el Gobierno respeta las resoluciones judiciales, pero no puede dejar de lamentar la decisión del Supremo” y, acto seguido, anunció que, en el Consejo de Ministros del 8 de noviembre, tomarían la determinación de que “nunca más los españoles paguen este Impuesto y lo pague el sector financiero”.

Consulte la nota informativa de la Sala Tercera del Tribunal Supremo aquí.